La continuidad en los delitos de naturaleza sexual

El Código Penal dedica su artículo 74 a la regulación del delito continuado. El redactado es preciso. Básicamente se trata de la comisión de varios delitos por un sujeto activo que, o bien elaboró un plan para cometerlos sucesivamente, o aprovechó ocasiones idénticas para cometerlos. Además, la conducta delictiva (consistente en acción u omisión) deberá infringir el mismo precepto penal o preceptos de igual o semejante naturaleza, concepto indeterminado que requiere de la interpretación jurisprudencial tan necesaria ante un Código que no pretende ofrecer normas de exhaustivo contenido que se cierren en torno a una excesiva casuística.

El apartado 3º del mencionado precepto exceptúa las “ofensas a bienes eminentemente personales” pero destaca que, sin embargo, sí podrá apreciarse delito continuado respecto de aquellas ofensas “constitutivas de infracciones contra el honor y la libertad e indemnidad sexuales que afecten al mismo sujeto pasivo.”

La consecuencia de apreciar esta modalidad delictiva es que se aplicará la pena que recoja la infracción más grave de las cometidas, que además se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar incluso hasta la mitad inferior de la pena superior en grado. Para que resulte más sencillo de entender, pondré un ejemplo. Si un sujeto comete sucesivas violaciones contra una misma persona, teniendo en cuenta que la pena a imponer, ex art. 179 CP, es de 6 a 12 años de prisión, en caso de apreciarse delito continuado la pena que se le imponga al sujeto activo será de 9 a 12 años de prisión, pudiendo llegar incluso a una pena de entre 12 años y un día a 15 años de prisión.

Uno de los problemas que se deriva de la apreciación del delito continuado en los delitos de naturaleza sexual es la dificultad de determinar cuándo estamos ante un “precepto de igual o semejante naturaleza”, cuestión que puede aparecer respecto de otros tipos delictuales, aunque ciertamente la solución no generará tanta polémica como la relativa a aquéllos, por la distinta naturaleza del objeto del delito en cada caso.

La STS 468/2017 de 2 de febrero dio respuesta a varias incógnitas concernientes al asunto que introduzco en esta entrada.

El Alto tribunal se encarga de aclarar, en el marco de la comisión de dos delitos de abuso sexual, uno de ellos con penetración por vía vaginal, que cabe apreciar continuidad delictiva aunque las infracciones cometidas contra un mismo sujeto consistieran en acciones no idénticas, dado que, por mucho que ambas conductas delictivas sean de una entidad muy distinta (sobre todo por las distintas consecuencias tanto físicas como psicológicas que sufrirá la víctima del delito), debe entenderse que sí son de naturaleza semejante, tal y como reza el artículo 74 CP.

Además, la citada sentencia del TS expone que no se exige una especial dilatación en el tiempo. No es necesario, por tanto, que las acciones u omisiones delictivas ocurran repetida y espaciadamente en el tiempo, sino que “basta con sucesos diversos tras una solución de continuidad”. Deja claro también que de no ser así, si la acción u omisión no sufriera interrupción alguna estaríamos ante un supuesto de unidad natural de acción, en la que no cabría apreciar continuidad ni tampoco concurso de delitos.

Hace uso el ponente de la Sentencia, Antonio del Moral García (que nos tiene acostumbrados a unas concisas pero magistrales clases de derecho en sus resoluciones), de dos razonamientos muy útiles para comprender la solución que da a las cuestiones referidas.

Respecto de la “igual o semejante naturaleza” que exige el artículo 74 CP para apreciar la continuidad delictiva, explica que sería absurdo no apreciarla cuando nos encontramos ante dos delitos de abuso sexual donde solo uno de ellos fue llevado a cabo con penetración y en cambio sí apreciarla cuando en ambos episodios delictivos se hubiese llegado a dicha penetración, dado que la consecuencia de apreciar un delito continuado conlleva una menor pena que la que se determinaría de aplicar las reglas del concurso real, en cuyo caso se acumularían las penas de ambos delitos.

Por otro lado, en lo relativo a la dilatación temporal, expone el Excmo. Sr. Del Moral García que sería igual de absurdo entender que existe delito continuado cuando la infracción se ha cometido durante meses y no, en cambio, cuando se ha llevado a cabo en dos días consecutivos, por la misma razón que en el ejemplo anterior, dado que se estaría ofreciendo una penalidad menor en el primer caso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s