La alevosía convivencial

En una de las primeras entradas de este blog (La existencia de alevosía y sus formas) se expusieron las formas básicas en las que puede concurrir la circunstancia agravante de la alevosía, fuere en su versión de genérica o específica. Si en aquel momento se describieron la alevosía proditoria, súbita y por desvalimiento, me centraré ahora en intentar explicar el concepto de “alevosía convivencial” que el Tribunal Supremo ha venido recogiendo desde hace varios años.

Se trata, tal y como recoge la STS núm.16/2012 de 20 de enero, de “una modalidad especial de alevosía convivencial basada en la relación de confianza proveniente de la convivencia, generadora para la víctima de su total despreocupación respecto de un eventual ataque que pudiera tener su origen en acciones del acusado (  SSTS 1284/2009, 10 de diciembre  ( RJ 2010, 306 )   y  86/1998, 15 de abril  ( RJ 1998, 8186 )   ). Se trataría, por tanto, de una alevosía doméstica, derivada de la relajación de los recursos defensivos como consecuencia de la imprevisibilidad de un ataque protagonizado por la persona con la que la víctima convive día a día.”

Desde mi punto de vista, parece ser una circunstancia derivada o, al menos, muy cercana a la alevosía súbita, dado que esta última se define como la que concurre cuando “el agredido , que se encuentra confiado con el agresor, se ve atacado de forma rápida e inesperada”. Es decir, ambos tipos basan la agravación de la conducta del sujeto activo en la mayor facilidad para cometer el delito al haberse eliminado todo riesgo de defensa por parte de la víctima y en lo reprochable de dicha ejecución del delito, que consiste en atacar a la víctima en un momento en que ésta se encuentra confiada y no puede sospechar de ninguna manera que será atacada, por lo que no prepara ningún medio de defensa ni se mantiene alerta por lo que pudiera ocurrir. De todas maneras, me parece acertado por parte del TS haber introducido este concepto de forma reiterada en su jurisprudencia, teniendo en cuenta que si necesariamente debiéramos recurrir a la alevosía súbita en los casos en que el delito es cometido en el ámbito doméstico, muchas veces, al no apreciarse del todo una situación de absoluta sorpresa, se acabaría aplicando excesivas veces la agravante de abuso de superioridad (El mismo TS ha declarado en varias ocasiones que la alevosía es realmente una versión agravada del abuso de superioridad. Véase la misma sentencia citada anteriormente, STS núm. 16/2012 de 20 enero) , que por ejemplo, no cualifica el homicidio en asesinato.

El TS volvió a apreciar este tipo de alevosía en su sentencia número 122/2015 de 2 de marzo, en un caso en el que la víctima se encontraba en la cocina, sin poder prever lo que iba a ocurrir y sin ninguna pista anterior de que el agresor tenía la intención de hacerle daño, por lo que nada pudo hacer cuando éste la apuñaló, causándole la muerte. Igual conclusión extrajo la AP de Tarragona de los hechos enjuiciados en su sentencia número 515/2013 de 27 de noviembre. En este caso, el reo consiguió que su ex pareja y la hija de ambos, que todavía tenía objetos de su propiedad en la casa en la que habían convivido, acudieran a la misma, no pudiendo la primera prever que, estando su hija común con ellos y por el tono del reo, fuera a producirse ningún tipo de agresión, que finalmente ocurrió y provocó su fallecimiento a causa también de las heridas propinadas con un cuchillo, sufriendo la hija de ambos, que presenció los hechos, un estrés post traumático agudo a consecuencia de los hechos.

En conclusión, esta modalidad especial de alevosía permitirá que dicha agravante se estime concurrente en los casos en que, aunque de la misma acción no pueda extraerse una situación objetiva de aboluta sorpresa para la víctima por la rapidez del ataque, sí se pueda apreciar fácilmente la indefensión de ésta por el hecho de encontrarse en el domicilio donde agresor y víctima convivían diariamente, sin ninguna pista que pudiera hacerle sospechar de un inminente ataque.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s