¿Cuándo deviene delito el maltrato animal?

 

Generalmente, cada vez se tiene más consideración por los animales. Quizás es ya algo normal hoy en día el tenerla por aquellos que son domésticos pero hemos visto como últimamente se han acrecentado las críticas a aquellas festividades locales en las que un animal es humillado y maltratado, por lo que al parecer avanzamos hacia una sociedad  más concienciada sobre la importancia del respeto a los animales. Tanto es así que hemos podido ver cómo la reforma del Código Penal llevada a cabo por el Partido Popular que entró en vigor este mismo verano ha endurecido las penas para el maltrato animal. Por lo tanto es interesante ver cuales son las modificaciones al respecto, pero lo es incluso más detallar qué entienden nuestros tribunales por ‘maltrato’, que es uno de esos términos que todos entendemos pero por el que nos costaría consensuar dónde está el límite para considerar que existe.

Comencemos con su regulación antes y después de la reforma de nuestro CP. Antes de ésta, el artículo 337 CP asignaba de 3 meses a 1 año de prisión e inhabilitación especial de 1 a 3 años para el ejercicio de la profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales al acto de maltratar injustificadamente (término desafortunado a mi parecer, ya que de forma justificada podríamos encontrar cómo mucho las eximentes del 20 CP, por lo tanto no sería necesaria dicha alusión dado que tampoco está presente en los delitos como homicidio o asesinato.) a «un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud».

¿Cómo ha cambiado este precepto este verano?  Pues bien, no se ha aumentado la pena, sino que se ha especificado mejor quién es el sujeto pasivo de este delito (El activo es el que maltrata, el pasivo el animal) y se han introducido nuevas figuras delictivas debido a la repercusión causada por el incremento de distintos tipos de maltrato animal que veremos a continuación.

Primero de todo, se ha incluído la inhabilitación especial de 1 año a 3 para la tenencia de animales, y se ha ampliado la descripción del tipo objetivo, que ahora luce así: «El que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a …» Y a partir de aquí se apunta una lista de los posibles sujetos pasivos del delito, que son los siguientes: «un animal doméstico o amansado; un animal de los que habitualmente están domesticados; un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano; o cualquier animal que no viva en estado salvaje» Dejando así sin demasiada importancia la apreciación de la Audiencia Provincial de Teruel en su sentencia de 19 de noviembre de 2008 donde daba a entender por animal doméstico “el que por su condición vive en la compañía o dependencia del hombre y no es susceptible de apropiación.

¿Por qué digo entonces que se ha endurecido el castigo a los maltratadores de animales? No sólo por lo comentado antes. Sino que esa pena de 3 meses y 1 día a 1 año de prisión deberá ser impuesta ahora en su mitad superior si concurren ciertas circunstancias, que son las de « haber utilizado armas, instrumentos, objetos, medios , métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal; hubiera mediado ensañamiento;  se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal; o los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.» Pero la cosa no queda ahí, sino que además, se sube la pena hasta un rango de 6 a 18 meses de prisión y la inhabilitación especial de la que hablábamos hasta otro de 2 a 4 años tanto para el ejercicio de profesión relacionada como para la tenencia de animales, si se ha causado la muerte del animal.

Por último, es importante mencionar, además de la introducción del castigo al maltrato cruel de animales domésticos y el maltrato a animales en espectáculos en el artículo 337 (antes se trataba de una falta estipulada en el artículo 632 CP), que conlleva una multa de 1 a 6 meses y la correspondiente inhabilitación especal potestativa para el juez, la aparición del tipo de abandono de animales como delito, que antes era falta castigada con multa de 15 días a 2 meses. Ahora, el 337 bis establece que quien abandone a un animal de los mencionados en el tipo básico en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad, será castigado con una pena de multa de 1 a 6 meses y con la potestativa inhabilitación especial que podrá imponer el juez para ejercer profesión relacionada y para la tenencia de animales.

 Pero vayamos ahora a aclarar con jurisprudencia cuándo se puede entender que hay maltrato hacia el animal. No se encuentra jurisprudenca del Tribunal Supremo al respecto y la literalidad de la ley, que habla de lesiones que menoscaben gravemente su salud, no ayuda en exceso. Obviamente cuando se causa la muerte al animal estamos ante la comisión del delito que tratamos, siempre que no se trate de la comisión imprudente de este resultado, ya que estamos ante un delito de comisión dolosa (conciencia y voluntad de realizar los elementos objetivos del tipo, que en este caso son los de maltratar injustificadamente causando graves daños o la muerte). Tampoco ayuda el hecho de que anteriormente a 2010 se necesitara ensañamiento además de dolo para apreciar la existencia de este delito, con lo que hay poca jurisprudencia para apreciar cuando concurre sencillamente maltrato injustificado.

Enjuiciadas bajo la regulación posterior a la supresión de la exigencia de ensañamiento podemos encontrar sentencias como la de la AP de Huelva en 2015 (Sentencia número 22/2015, de 3 de febrero) que encontró justificada la actuación de un hombre, que para proteger a dos miembros de su familia de dos perros de raza relativamente peligrosa, habiéndole mordido uno de ellos, disparó alrededor de éstos con su escopeta, con la mala fortuna de que algún perdigón rebotara en el suelo causándole daños a uno de los animales. Además, el tribunal determinó que no se produjeron daños graves al animal, por lo que vamos moldeando el concepto de menoscabo grave que detalla la Ley.

La AP de Cádiz, en cambio, se topó con un caso diferente, y en su sentencia número 239/2012 de 16 de julio, declaró culpable de un delito de maltrato animal  a un hokmbre, mayor de edad que golpeó repetidas veces a su perro, ocasionándole un traumatismo craneoencefálico, una herida punzante en la cabeza, una hemorragia ocular, otra bucal y nasal, y fractura de varios dientes. Este es un caso clarísimo de maltrato injustificado en el que se causó un menoscabo grave de la salud del animal. Pero entonces, ¿es necesario una acción física así de violenta para considerar que existe delito? No necesariamente.

Veamos la sentencia 585/2010 de 15 de junio de la AP de Vizcaya. En ella se enjuicia a un hombre que mantenía en un pabellón a varios perros en pésimas condiciones.El mismo ponente califica como “espeluznante” lo ocurrido. De 8 animales que se encontraban en una jaula, se encontró el cuerpo en descomposición de 1 de ellos, cráneos de otros 2, y a otro se le tuvo que sacrificar. Esta horripilante situación, abre la puerta a que entendamos que el dejar a los animales en condiciones precarias también puede resultar en delito de maltrato animal. Cabe destacar que al acusado se le condenó a 7 meses de prisión y que la AP desestimó el recurso de la defensa.

Puedo concluir por tanto, que aunque se encuentra suficente detalle en la jurisprudencia, el delito de maltrato se estima en los casos en que se haya producido un menoscabo grave, siendo éste un daño imporante sin requerir pérdida de miembros o afectación concreta a algún órgano, ya que estas circunstancias son las que hacen aplicar la mitad superior de la pena al sujeto activo. El daño debe haber sido provocado consciente y voluntariamente y sin justificación posible, cabiendo entonces la posibilidad de haberlo producido por omisión del diligente cuidado que merecen los animales, tanto en su higiene como en su alimentación. Además, se entenderá cometido un delito cuando se maltrate cruelmente a un animal doméstico o a otros en un espectáculo no autorizado legalmente, habiendo pasado dicha conducta de constituir falta a tipificarse como un delito menos grave.


2 respuestas a “¿Cuándo deviene delito el maltrato animal?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s